Cómo tener una vida sana para reducir el riesgo de sufrir cáncer

 

Cómo tener una vida sana

 para reducir el riesgo de sufrir cáncer

Cómo reducir el riesgo de sufrir cáncer

Una vida sana para prevenir el cáncer


La mayoría de la gente conoce a alguien que ha tenido cáncer: un familiar, 
un amigo, un ser querido. 
Quién lo padece puede parecer a veces al azar. 
Pero hay muchas cosas que puede hacer para reducir su riesgo de padecerlo.

El cáncer puede comenzar en casi cualquier parte del cuerpo. 
Normalmente, las células crecen y se dividen para formar nuevas células 
a medida que el cuerpo las necesita. 
Cuando una célula envejece o se daña, muere. 
Luego, una nueva célula ocupa su lugar.

Pero cuando se desarrolla el cáncer, este proceso ordenado se rompe. 
Las células cancerosas se dividen sin parar. 
Luego, pueden extenderse a los tejidos circundantes o a otras partes del cuerpo.


Causas del cáncer

El cáncer comienza con daño en los genes que controlan el funcionamiento 
de las células. Muchas cosas a las que está expuesto durante su vida pueden 
dañar los genes. Estos incluyen productos químicos, radiación, tabaco, 
alcohol y otros. 
Su cuerpo tiene formas de reparar el daño, 
pero no siempre funcionan a la perfección.

A medida que envejece, su cuerpo ha tenido más tiempo para acumular daños. 
Y el proceso normal de envejecimiento provoca otros cambios en las células 
que ayudan a que se desarrolle el cáncer. 
Estos factores hacen que sea más probable que el cáncer aparezca 
a medida que envejece.

“Afortunadamente, la mayoría de los cánceres no se desarrollan como resultado 
de una sola exposición”, explica la Dra. Erikka Loftfield, investigadora de los NIH 
(Institutos nacionales de la salud), que estudia la prevención del cáncer. 
“Por lo general, no hay una sola causa para un cáncer determinado. 
Y algunos factores de riesgo potenciales, como el tabaquismo y la dieta, 
son modificables”.

Debido a que el daño a sus genes se acumula lentamente con el tiempo, 
existen muchas oportunidades de prevención.

“No fumar, mantener un peso saludable, hacer suficiente actividad física,
limitar el alcohol y llevar una dieta nutritiva están interrelacionados 
en la prevención del cáncer”, afirma Loftfield. 
“Todo esto son cosas que también nos ayudan a vivir una vida saludable”.


Dejar el tabaco

El consumo de tabaco es la principal causa de cáncer en los EE. UU. 
Esto incluye fumar y consumir otros productos de tabaco, como el tabaco 
para mascar. Muchas sustancias químicas en los productos del tabaco 
pueden dañar sus genes.

“Fumar es uno de los comportamientos de salud más peligrosos que existen”, 
dice el Dr. Johannes Thrul, investigador del tabaco en la Universidad Johns Hopkins.

El consumo de tabaco también aumenta el riesgo de sufrir ataque cardíaco, 
derrame cerebral, enfermedad pulmonar y muchas otras afecciones. 
Pero puede ser muy difícil dejarlo, incluso si conoce los riesgos.

Los productos de tabaco contienen una sustancia adictiva llamada nicotina. 
Pero existen medicamentos que pueden ayudarlo a dejar de fumar. 
Pueden reducir la abstinencia de nicotina y los antojos. 
Algunos están disponibles con receta. Otros se pueden encontrar sin receta, 
como chicles o parches de reemplazo de nicotina. 
El uso de medicamentos con asesoramiento puede ser incluso más eficaz.

Thrul y otros están buscando nuevas formas de ayudar a las personas a dejar de fumar. 
Están desarrollando aplicaciones para teléfonos inteligentes que rastrean cuándo los 
fumadores están cerca de lugares que desencadenan los antojos de nicotina. 
Las aplicaciones luego envían mensajes de soporte personalizados.

“Estamos tratando de brindar apoyo a los fumadores en estas situaciones críticas, 
en tiempo real”, afirma.

“No importa cuánto tiempo haya fumado, no importa la edad que tenga, 
dejar de fumar siempre beneficiará su salud”, dice Thrul.


Coma de forma inteligente, y manténgase en movimiento

Cuando se trata de la prevención del cáncer, se aplica el dicho “eres lo que comes”, 
dice la Dra. Jill Reedy, investigadora de los NIH, que estudia la dieta y el cáncer. 
Pero no es solo cuestión de dieta. Su estilo de vida en general, incluido el peso 
y la actividad física, también es importante.

“Hay mucha evidencia de que mantener un estilo de vida saludable tiene el potencial 
de reducir el riesgo de cáncer”, dice Reedy.

La dieta y los factores relacionados pueden aumentar su riesgo de muchas formas. 
Por ejemplo, el exceso de peso puede aumentar la inflamación en el cuerpo, 
explica Reedy. Se cree que la inflamación a largo plazo aumenta el riesgo de cáncer.

El exceso de peso también puede hacer que aumenten los niveles de ciertas hormonas. 
Los niveles altos de estas hormonas pueden aumentar el riesgo de algunos 
tipos de cáncer, como el cáncer de mama.

La forma en que la dieta en sí afecta el riesgo de cáncer es complicada, explica Reedy. 
Lo que comemos es degradado y utilizado por nuestras células para mantener 
el cuerpo en funcionamiento. Los productos químicos en algunos alimentos, 
como las carnes altamente procesadas, pueden aumentar el riesgo de cáncer. 
Pero en general, no hay muchos alimentos individuales que evitar.

Otros productos químicos en los alimentos pueden reducir su riesgo. 
Pero ningún alimento, nutriente o vitamina por sí solo puede protegerlo 
del cáncer. “Sería genial si hubiera una fórmula mágica, 
pero no la hay”, dice Reedy.

“Realmente se trata de la calidad general de su dieta. Elija frutas y verduras, 
cereales integrales, proteínas magras y aceites saludables. 
Limite el alcohol, los azúcares añadidos, las grasas saturadas y el sodio”, explica.

Una alimentación saludable parece reducir el riesgo de cáncer incluso si tiene 
problemas para perder peso, explica Loftfield. 
Y lo mismo parece aplicar para la actividad física.


“Hemos visto que la actividad física reduce el riesgo de algunos tipos de cáncer, 
independientemente de sus efectos sobre el peso”, afirma. 
Esto puede deberse a que el ejercicio puede reducir la inflamación, 
el estrés y otras cosas que pueden dañar sus células.

Loftfield y Reedy están estudiando nuevas formas de medir lo que sucede 
en el cuerpo después de ingerir diferentes tipos de alimentos. 
Esto les ayudará a aprender más sobre cómo la dieta afecta el riesgo de cáncer.

Consejos de prevención

Hay otras medidas sencillas que puede adoptar para reducir el riesgo 
de padecer determinados tipos de cáncer. 
Para reducir sus posibilidades de cáncer de piel, use protector solar y ropa 
protectora contra el sol, limite su tiempo de exposición al sol 
y evite las camas solares.

Ciertas vacunas pueden reducir su riesgo de cáncer de cuello uterino, hígado 
y otros tipos de cáncer. Esto se debe a que algunos virus, como el virus del papiloma 
humano (VPH), pueden dañar los genes de manera que provoquen cáncer.

“Vacunarse contra el VPH y otros virus relacionados con el cáncer es una forma 
muy práctica de modificar su riesgo de cáncer”, dice Loftfield.

Las pruebas de detección comunes también pueden reducir su riesgo. 
Estas permiten a los médicos encontrar y eliminar pequeños crecimientos 
que pueden convertirse en cáncer. Una colonoscopia, que busca crecimientos 
en el colon y el recto, es un ejemplo. 
La detección del cáncer de cuello uterino es otra.



Fuente de Información:
https://salud.nih.gov

Comentarios

Publicaciones mas Vistas

Gana Dinero con esta Aplicación en Segundo Plano en tú PC y Dispositivo Android ( Con Prueba de Pago)

La criptomoneda de mas rápido crecimiento en el mundo

Publicador Automático para Redes Sociales

6 Estrategias para Mejorar su Salud Emocional

Trastorno Bipolar Cambios Bruscos en su Estado de Ánimo

Tus Relojes Corporales

Una Aspirina al Día para las Personas Mayores No Prolonga la Vida Sana

Curso Básico de Medicina Preventiva sobre el Coronavirus

Un estudio relaciona el consumo frecuente de carne roja con altos niveles de sustancias químicas asociadas con enfermedades del corazón

Vendajes Inteligentes